InicioActualidadConsensos añorados

Consensos añorados

  • 03 May 2024
  • Opinió
per Albert Ortas
Volver

El 12 de mayo se celebran elecciones en Cataluña. Los partidos políticos catalanes hace semanas que han puesto en marcha sus respectivas maquinarias electorales y funcionan a pleno rendimiento. Cataluña está llamada a votar un nuevo Parlamento que represente a la ciudadanía.

Sin embargo, la sociedad civil y la empresa ya se han posicionado. Reivindican seguir apostando por un gobierno fuerte, que promueva la colaboración público privada, vele por ejecutar la totalidad de la inversión pública y genere entornos favorables para la actividad económica. Premisas básicas para crear riqueza y repartirla en beneficio de un progreso social.

Todo esto no es posible si no se promueven políticas de consenso. La creciente polarización política y social las ha borrado de nuestras mentes. Vivimos en marcos mentales de blancos y negros, los grises ya no existen.

Los colegios de Ingenieros Industriales de Cataluña y el de Caminos, Canales y Puertos reivindican volver a los básicos, cuando la política era pacto y acuerdo. Por eso han presentado el manifiesto Rigor, conocimiento y experiencia. Cinco consensos nacionales por la Catalunya de 2050 como hoja de ruta a desplegar a medio y largo plazo para el nuevo gobierno electo del 12 de mayo.

Dar respuesta a las infraestructuras de futuro, como la ampliación del aeropuerto; invertir en la transición hídrica para acabar con la grave crisis de la sequía y no depender de si llueve o no; la transición energética con toda la apuesta por las energías renovables; la industria como sector estratégico de futuro y la modernización del sector público, simplificando trámites administrativos y terminando con una excesiva burocracia.

Retos que necesitan de los añorados consensos. Cuando la política se encontraba para acordar proyectos a largo plazo, en infraestructuras, educación, sanidad, vivienda o inmigración.

La generosidad por parte de todos, público y privado, será clave para dar respuesta a dichas propuestas. La política nació para servir al bien común, todos tenemos una parte de responsabilidad.